Posteado por: fogarsconnection | marzo 8, 2007

La fina ironía de don Mariano

Como buen gallego, don Mariano ejerce de tal, y cada vez con mayor soltura y desparpajo. Ayer, delante de las cámaras y los micrófonos, con lánguida mirada y voz pausada nos contaba que el presidente de la nación se había comportado como un “hooligan” durante su intervención en el congreso a propósito del pleno en el senado, en el que Zapatero explicó la 706px-rajoy.jpg decisión de conceder la prisión atenuada a de Juana Chaos.

Entre otras cosillas le ha dicho al presi que anda “un poco escaso de talante” en los últimos tiempos, porque “no es edificante verlo amenazando a los españoles”, mientras se le escaba una sonrisilla traicionera por entre los pelillos de la barba.

Je, je, que cachondo don Mariano, de la lamentable y patética actuación de las bancadas populares, con don Pío Garcia Escudero a la cabeza, no ha comentado nada. Se ve que eso de gritar, patalear, abuchear e insultar cada vez que intentaba tomar la palabra Zapatero, (hasta tal punto que hacían inaudible su discurso) le parece de “buen talante”. Igual no le parece hooliganesco (perdón por el palabro) el espectáculo que el Senado de nuestro país ha ofrecido al mundo entero, con una demostración de falta de respeto y educación al nivel de cualquier república bananera que se precie. ¿Cuál será el siguiente paso, intentar agredir a alguien, arrancar los asientos del hemiciclo?

Claro que esto no viene de ayer. Cualquiera que se haya tomado la molestia de seguir mínimamente las sesiones parlamentarias, habrán podido comprobar como nuestros políticos han descendido a un nivel similar a los pre-neanderthales. Ya hemos oído en más de una ocasión como alguno acusaba de hetaira a la madre de algún rival político, y como el pataleo y el bramido es la forma habitual de intentar evitar que el contrario se explique con tranquilidad. ¿Se acuerdan del cabreo de Labordeta?

Es una forma encubierta de censura. Como no me gusta lo que dices gritaré, y gritaré hasta que no se te oiga. Infantiloide, pero eficaz ante las cámaras, deben pensar en la calle Génova.

Y digo en la calle Génova, porque son los populares los que montan el alboroto, si no me creen prueben a tragarse el próximo pleno del congreso, aunque tontamente los socialistas van cayendo en la trampa y poco a poco se dejan arrastrar por el guirigay. Pena me dan Manuel Marín, y Javier Rojo, menudo papelón les ha caido en esta legislatura, ni los maestros de secundaria lo pasan peor.

Así es ciertamente difícil (mejor dicho imposible) que los ciudadanos podamos comprobar como se confrontan ideas, reflexiones y puntos de vista acerca de la política de este país entre gobierno y oposición, y que cada cual rebata al contrario y apoye sus posturas civilizadamente. Nos han hurtado el patrimonio común de la democracia y lo han sustituido con la bronca.

Y don Mariano, ¡que monstruo el tío!, se despide ofreciendo un debate en el Congreso “a ser posible sin insultar, sin faltar a la verdad y sin perder los nervios”. Un fenómeno.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: