Posteado por: fogarsconnection | marzo 11, 2007

El olvido y la memoria

Ayer era ayer, y hoy es hoy. Y hoy, por esas cosas del calendario, en la misma ciudad donde asistimos al espectáculo organizado por el partido de la oposición, se inaugura un monumento en homenaje a las víctimas que dejaron sus vidas (191 vidas), y a las 1.824 personas que sufrieron heridas en una horrible mañana del 11 de marzo de 2004.monumento.jpg

Tres años han pasado ya, pero, como entonces, los políticos siguen empecinados en los suyo, en los votos. En los votos que debemos depositar los que confiamos en ellos para que nos gobiernen, y, hoy como entonces, obcecados en las encuestas, olvidan a los ciudadanos, ignoran a las personas.

Éramos nosotros quienes viajábamos en los trenes de la muerte, y fueron de los nuestros los que sufrieron el zarpazo cruel y sinsentido del terror, personas normales que se dirigían, como cada mañana, a sus trabajos, a sus colegios, a sus universidades, a sus hogares, a sus vidas cotidianas.

Ciudadanos de este país como nosotros, a las que les fue arrebatado súbita y brutalmente el futuro, padres que perdieron a sus hijos, hijos que perdieron a sus padres, hombres y mujeres que se perdieron para siempre entre los hierros chamuscados y retorcidos de aquellos trenes, personas que vieron apagarse la débil llama de la vida en un suspiro, por unas bombas asesinas que unos malnacidos decidieron dejar en aquella mañana maldita.

Seres humanos que se convirtieron en víctimas del terrorismo, sin saber por qué.

No solo no les hemos dado el apoyo y el respeto que se merecen por parte de una sociedad madura y democrática, si no que, lamentablemente, han sido usados sin pudor ni respeto, para aumentar unas décimas en las encuestas, o para forzar la pérdida de algún punto del rival. No hay más que ver, si uno puede aguantar las náuseas, las publicaciones de algunos medios de comunicación y las insinuaciones vergonzosas de los responsables de nuestra seguridad en aquellos tiempos, mientras se está juzgando a los responsables de la masacre.

Ya lo preguntaba Pilar Manjón en aquella lamentable muestra de indignidad que ofrecieron al mundo nuestros políticos en la comisión de investigación del Congreso: ¿de qué se ríen ustedes? Eso hay que seguir preguntándoles, ¿qué les hace tanta gracia?

Hoy esos políticos se vuelven a ver las caras para inaugurar ese monumento que representa el dolor de un país por sus ciudadanos muertos y heridos. Y hoy les veremos (seguro) solemnes y compungidos, detrás del Rey. Incluso alguno será capaz de parecer emocionado ante las cámaras.

Pero no se lo crean, mañana volverán a lo suyo, a la manipulación y a la mentira. Recuérdenlo cuando pidan su voto en las próximas elecciones.

Los demás, los que no nos reímos con estas cosas, los que también viajamos en los trenes no nos olvidamos de los nuestros. Recordemos a las víctimas, hoy y siempre.

No olvidemos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: