Posteado por: fogarsconnection | septiembre 25, 2007

Homosexuales no, gracias

Si por algo sobresale el integrismo religioso, además de por su histórica e histérica tendencia a imponer mediante la violencia sus creencias a los demás y considerar a los que no compartimos su inquebrantable fe en seres sobrenaturales invisibles e intangibles como poco más (o menos según el caso) que animales desalmados o instrumentos del mal malísimo (véanse por ejemplo las tonteridas de monse Cañizares a propósito de lo de la educación para la ciudadanía), es por una sorprendente ceguera social que les lleva a negar la realidad aunque esta les muerda el trasero.

Viene esto a colación tras las gilipolleces soltadas por el presidente iraní Mahmud Ahmadineyad en medio de una conferencia en la universidad de Columbia. El porqué los rectores de esta universidad consideraron apropiado ofrecer una atalaya al integrista este desde la que soltar sus irresponsables y peligrosas insensateces aún no se sabe, pero el caso es que Ahmadineyad no defraudó.

Después de que le presentaran (desacertadamente, por cierto) como un tirano dictatorial, valga la redundancia, el presidente iraní desgranó su ya conocida teoría negacionista del Holocausto que le coloca en la misma onda mental que los neonazis tontainas que pululan por el mundo, aseguró que las mujeres en su país son las más liberadas del orbe (yo creía que los musulmanes no podían beber alcohol) y no contento con eso, aprovechó, para soltar otra verdad científica e indiscutible de esas que gustan tanto entre los ayatolás de su país: en Irán no hay homosexuales.

Que entre 70 millones de habitantes no exista una población considerable de homosexuales sería motivo de rechufla caso de venir de un dirigente político “normal”, pero que eso venga del presidente de un país en el que se asesina a la gente por su tendencia sexual, solo puede causar indignación. Este pollo a lo mejor quiso decir que, con el tiempo y unas buenas sogas, conseguirá que los homosexuales desaparezcan de su país, o al menos lleven su sexualidad como se lleva en estos países en los que mandan los fanáticos de la sharia (como hasta hace muy poco en los católicos), es decir en la clandestinidad más absoluta, so pena de acabar como estos adolescentes asesinados por el régimen del conferenciante Ahmadineyad en 2005.

A dirigentes como a este alumbrado y a los ayatolás que dictan la ley en su país (y en Arabia Saudí, y en Pakistan, y en Indonesia y en muchos otros países “amigos” de occidente) también habría que llevarlos ante tribunales como el de la Haya, y procesarlos por delitos contra la humanidad. ¿O no?

 

 

Anuncios

Responses

  1. Otra de mis causas: la homofobia…
    Anda que no me habrán preguntado veces si yo misma soy lesbiana… y QUÉ si lo soy.
    ¿Hago yo daño a alguien si lo que me van son las chicas y no los chicos?

    Me va a pasar como al yanki ese, voy a ponerle un juicio a dios … y a sus fanáticos representantes otro, por hijosdeputa.

  2. Lo que no acabo de entender es de qué cojones se reían los asistentes a la conferencia, en lugar de echarlo de allí a patadas. Ni por qué alguien que iba a presentarle como un tirano le permitió dar una conferencia en una universidad.

  3. Los extremos se tocan. ¡Qué personajes dirigen el mundo!

    Salud y República


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: